Mar 30, 2015 Artículos Médicos

Cáncer de mama

Cáncer de mama

El cáncer de mama es uno de los tumores malignos más frecuentes en la mujer después del cáncer cervicouterino; ocupa el 2º lugar en frecuencia y mortalidad; la edad más frecuente en que se presenta es alrededor de los 40 años.

 

En México ocupa el 17% del total de las neoplasias, el 20% del total de cánceres en las mujeres; 7 de cada 10 mujeres desarrollaran cáncer de mama a lo largo de su vida, de ahí la importancia de las campañas de autoexploración mamaria mensual y mastografías anuales después de los 40 años. Cuando existen factores de riesgo o antecedentes familiares muy cercanos con esta enfermedad, se harán antes de los 40 años.

Los principales factores de riesgo son menstruación a edad temprana, menopausia, tardía, obesidad, terapias hormonales de reemplazo por más de 5 años, no embarazos, antecedentes familiares por rama materna de cáncer mamario, enfermedades benignas de la mama como Hiperplasia Atípica pueden ser precursoras de un cáncer. Una vez diagnosticado un cáncer mamario, debe ponerse en contacto con el especialista en oncología, ya que requerirá en un manejo especializado.

Casi todos los tumores malignos requieren quimioterapia complementaria. El principal objetivo del tratamiento farmacológico (quimioterapia), es interrumpir la producción de células cancerosas, mediante la eliminación células malignas o evitando su multiplicación, se administra por vía intravenosa, oral o intramuscular. Una vez administrada llega al torrente sanguíneo y se dirige a eliminar a células malignas, este manejo forma parte complementaria del resto de los tratamientos oncológicos (radiaciones y/o cirugía) el manejo es multidisciplinario.

Los principales efectos de la quimioterapia son la baja de defensas (leucopenia), la pérdida del cabello total o parcial; cambios de coloración en piel y uñas; trastornos menstruales en las mujeres y en los varones disminución en la cantidad de espermas; nauseas y vomito; cansancio, fatiga; cambios en la percepción del sabor de los alimentos, adormecimiento de las manos y pies, afortunadamente todos estos efectos son temporales, algunos reversibles en corto tiempo (días) y otros que revierten hasta concluir el tratamiento como la pérdida del cabello, todos pueden ser bien tolerados. Existen muchos mitos en relación a la quimioterapia, pero la comunicación con su médico es primordial. Recuerde la importancia de prevenir, y que una vez diagnosticada la enfermedad, lo más importante es conservar la vida.

Visto 266 veces Modificado por última vez en Miércoles, 29 Julio 2015 01:00