Mar 22, 2016 Artículos Médicos

Berrinche o Espasmo del Sollozo

El espasmo del sollozo (Breath-holding spells) es un tipo de evento súbito, de tipo NO epiléptico, presenta hasta en el 5-7% de los niños sanos.

   Inicia frecuente entre los 6 y los 12 meses de vida y en la gran mayoría de los casos desaparecen los espasmos antes de los 6 años de edad. La mayor cantidad de espasmos los presentan los niños entre el año y dos años de edad.

     Característicamente existe un evento desencadenante (el más común es el llanto), aunque puede ser provocado por dolor, sorpresa o frustración al no cumplirle un capricho; después de sacar el aire de sus pulmones el niño detiene las respiración (apnea) y puede mostrarse rígido y con un leve tono azuloso (cianosis) en los labios y en los dedos, otros pueden exclusivamente mostrarse pálidos. De forma excepcional al final del evento se pueden presentar algunas sacudidas musculares que remedan a una convulsión. Después del evento el niño se observa cansado, sudoroso y suele querer dormir una siesta. 

     El espasmo del sollozo no es provocado por enfermedades orgánicas del sistema nervioso, tampoco es una manifestación de ninguna enfermedad psiquiátrica ni significa que el niño tiene ningún trauma psíquico. Se le ha relacionado con un reflejo respiratorio infantil primitivo y tiene cierto grado de agregación familiar (uno de cada cuatro niños con espasmo del sollozo tiene un familiar directo que lo padeció en la infancia).

     Es frecuente que el niño manifieste más espasmos por las tardes, cuando esta cansado y en especial cuando se acerca la hora de ir a dormir.

     Manejo de Emergencia del Espasmo del Sollozo

     1. Mantenga la calma, su niño no tiene riesgo de perder la vida.

     2. Retire los objetos que tenga en la boca.

     3. Colóquelo de costado y retire los objetos con los que se pueda golpear.

     4. No intente detener el espasmo.

     5. Aléjese un poco del niño y obsérvelo de forma indirecta, haciendo pensar al niño que no le  

         presta mucha atención al evento.

     6. Inmediatamente al término del espasmo, acuda con el niño y explíquele con voz firme que    

         no le gusta que haga "berrinches" y que no le dará el beneficio que pretendía ganar con el

         espasmo. En caso de que sea provocado por dolor, bríndele consuelo y alivio.

     7. Déjelo dormir una pequeña siesta.

     Si su niño hace varios eventos de espasmo del sollozo al día, es probable que usted este manejando conductualmente de forma equivocada a su hijo y el niño este utilizando el espasmo como forma de comunicación, intentando llamar la atención de los familiares. Recuerde que el llanto es una forma de comunicación infantil y que si usted acude inmediatamente para proporcionarle gratificantes a su hijo en caso de llanto, intentando reducir el número de espasmos, es probable que se produzca un efecto contrario, incrementando el número de ellos.

     Qué debe evitar:

     1. Maniobras de reanimación. Su hijo no se encuentra en una emergencia médica, las medidas de reanimación, como la respiración de boca a boca y el masaje cardiaco, pueden tener riesgos en manos inexpertas.

     2. Golpear a su hijo. Los golpes no detienen el espasmo y pueden darle la sensación de rechazo a su hijo.

     3. No lo introduzca en agua. Tiene el riesgo de broncoaspiración y complicaciones pulmonares mayores que el mismo espasmo.

     4. No introduzca objetos en su boca. Si lo intenta con un objeto rígido, le puede lesionar la boca y si lo hace con objeto suave (un pañuelo) le puede provocar sofocación.

     5. Es muy importante no confundirlo con enfermedades convulsivas (epilépticas) y evitar en lo posible la administración de medicamentos antiepilépticos.

     Cuándo Debe Acudir a su Médico:

     1. Cuando los espasmos se produzcan sin un factor desencadenante.

     2. En caso de movimientos de tipo convulsivo.

     3. En caso de eventos durante el sueño o que no recobre la conciencia.

     4. En caso de inicio antes de los 5 meses de edad.

     5. Cuando exista duda de que su hijo tenga otro diagnóstico.

     El electroencefalograma no es necesario en el estudio de un niño con espasmo del sollozo y deberá de ser utilizado sólo en caso de duda en el diagnóstico de los eventos de su hijo.

Dr. Jesús Terán Álvarez

Pediatra

241 2802

Visto 239 veces Modificado por última vez en Lunes, 18 Julio 2016 16:13